LAS EXPLICACIONES QUE MÁS NOS PIDEN

 

LA IGLESIA ANGLICANA (IGLESIA EPISCOPAL)

 


 

ASPECTOS PRINCIPALES

DE NUESTRA FE Y PRACTICA HISTORIA

Nuestro Señor Jesucristo fundó una sola Iglesia que, conforme a los Credos, es Una, Santa, Católica y Apostólica. En la actualidad, y debido a incomprensiones y controversias pasadas y presentes, esta Iglesia Una se halla visiblemente dividida en dos grandes bloques: católico y protestante. El bloque católico se subdivide a su vez en tres ramas principales: Romana, Ortodoxa y Anglicana, que aunque separadas entre si, y a pesar de las serias diferencias existentes entre ellas, mantienen esencialmente la misma Fe y Orden.

La Iglesia Anglicana es una Comunión de Iglesias autónomas e interdependientes, presente en casi todos los países del mundo, incluyendo los de América Latina. Estas iglesias adoran según la tradición litúrgico establecida por el Libro de Oración Común y están en comunión con la Sede de Cantórbery, cuyo Arzobispo es el Primado de honor de todos los anglicanos, de los que existen más de 80 millones en el mundo.

El Cristianismo llegó a las Islas Británicas desde el Oriente en una edad muy temprana, y la Iglesia Anglicana, aunque en comunión con el resto de la Cristiandad, tuvo una vida independiente desde su fundación, hasta que a partir de finales del siglo VII se efectuó una unión gradual con la Iglesia de Roma. En el siglo XVI, la Iglesia Anglicana recuperó su independencia, y desde entonces ha continuado como una rama autónoma y legitima dentro de la Santa Iglesia Católica de Cristo.

DOCTRINA

La Fe Cristiana, tal como la ha recibido, proclamado y practicado la Iglesia Anglicana, es aquella que se encuentra contenida en las Sagradas Escrituras y expresada en los Credos y en los Concilios Ecuménicos; es decir, los Credos Apostólico, Niceno y Atanasiano, y los Concilios celebrados por toda la Iglesia antes de la división entre Oriente y Occidente en el siglo XI.

Para poder ser creída y ensenada, toda doctrina tiene que ajustarse a tres criterios. Escritura, Tradición y Razón; por lo que no aceptamos nada que no cumpla con el triple requisito de ser a la vez, bíblico, tradicional y razonable.

Todo esto quiere decir que la Iglesia Anglicana posee la plenitud de la Catolicidad: la Biblia, los Credos, los Sacramentos y el Ministerio Apostólico.

CULTO

El Culto Anglicano es litúrgico y sacramental, tradicional y contemporáneo, conservador e innovador. Hacemos uso de¡ orden, el ritual y el ceremonial establecido por la Iglesia a lo largo de los siglos, a la vez que estamos abiertos al uso de formas nuevas y espontáneas de adoración.

La Santa Eucaristía, nuestro acto principal de adoración, es el Sacramento ordenado por Cristo como memorial perpetuo de su vida, muerte y resurrección, hasta que vuelva de nuevo. Su signo externo y visible es el pan y el vino que al ser consagrados por un Obispo o por un Presbítero, se convierten en el Cuerpo y la Sangre sacramentales de Cristo por obra del Espíritu Santo. Esto sucede de una manera que no podemos entender ni definir, pero creemos que la presencia de Cristo es real y objetiva. Conforme al mandato del Señor, todos los comulgantes reciben tanto el Pan como el Vino.

Practicamos la Confesión, pero la manera de hacerla es opcional; es decir, los que lo deseen pueden confesar sus pecados a Dios en presencia de un Sacerdote, para recibir de éste, consejo pastoral y consuelo espiritual; o pueden hacerlo comunitariamente dentro de los cultos litúrgicos, recitando con arrepentimiento la oración de confesión. En ambos casos, el Sacerdote pronuncia la absolución sacramental, signo visible de que Dios nos ha reconciliado con El, con nuestro prójimo y con nosotros mismos.

Honramos a los Santos como a los héroes de la Iglesia, y especialmente a la Siempre Bendita Virgen María, ya que ella fue escogida por Dios para encarnar en la persona de Jesucristo, por eso la llamamos: Madre de Dios, Llena de Gracia, Bendita entre las mujeres y Bienaventurada por todas las generaciones. En el Calendario Eclesiástico hay varios días en los que se conmemora a la Virgen y a otros Santos, y existen muchas iglesias que llevan sus nombres. Sin embargo, no consideramos a los Santos como objeto de culto, ya que según la Palabra de Dios sólo El es digno de nuestra adoración y la fuente de toda Gracia y bendición celestial, y sólo Jesucristo, su Hijo, es nuestro mediador y abogado ante El.

VIDA CLERICAL

Los clérigos episcopales, tanto hombres como mujeres, pueden casarse si sienten que Dios les llama a ese estado de vida, ya que además de ser una práctica permitida por la Biblia, fue la costumbre original de toda la Iglesia por más de mil años. También reconocemos el valor del celibato, pero no como una imposición, sino como una vocación a la que Dios llama a algunos, pero no a todos; por este motivo existen en la Iglesia Anglicana más de cien Ordenes y Congregaciones masculinas y femeninas, donde los Religiosos viven en comunidad bajo los votos de obediencia, pobreza y castidad.

VIDA ECUMENICA

La Iglesia Episcopal siempre ha procurado buscar la fraternidad y la unidad de todos los cristianos, y mantiene relaciones de diálogo teológico y de colaboración práctica con las demás Iglesias Católicas y con varias Iglesias Protestantes. Reconocemos como hermanos en Cristo a todos los que creen en El como único Señor y Salvador, verdadero Dios y verdadero Hombre. Aceptamos como válido y suficiente el Bautismo Trinitario administrado en otras Iglesias Cristianas, y damos la bienvenida a sus comulgantes criando desean recibir con nosotros el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Santa Eucaristía.

EN RESUMEN

En el sentido estricto de la palabra, no hay ninguna doctrina específicamente anglicano. Lo que sí hay es una actitud, un ambiente y un espíritu anglicano, que hay que experimentar para poder comprenderlos. En otras palabras, el carácter peculiar de nuestra Iglesia no debe buscarse en el campo de la doctrina, sino en el de la experiencia; es decir, en su propia manera de vivir la Fe que le es común con el resto de la Cristiandad.

Elaborado por: Pbro. Carlos Touché Porter

Iglesia Anglicana de México

© Copyright Diócesis de los Angeles 2001

 

De: Centro Episcopal de Publicaciones de la Diócesis de los Angeles

Oficina de Ministerios Multiculturales